sábado, 3 de octubre de 2015

Leyendo a Borges


Poema Los Justos
de Jorge Luis Borges

Un hombre que cultiva un jardín, como quería Voltaire.
El que agradece que en la tierra haya música.
El que descubre con placer una etimología.
Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.
El ceramista que premedita un color y una forma.
Un tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada
Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.
El que acaricia a un animal dormido.
El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.
El que agradece que en la tierra haya Stevenson.
El que prefiere que los otros tengan razón.
Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.

Como vemos, según el autor, hombres y mujeres, como vos, como yo, anónimos totalmente, podemos estar salvando el mundo.

6 comentarios:

María Bote dijo...

Maravilloso texto del gran Borges, querida norma. Gracias por compartirlo.

Besos dorados de otoño. María

Norma dijo...

Gracias por tu tiempo María, cariños.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Un acertado texto el que hoy nos traer mi querida Norma.
Al menos intentemos estar juntos los que amamos, para dar un poco de luz a este mundo que con frecuencia se nos muestra la realidad cruda de la maldad.
Me encanta acariciar a un animal dormido, es un placer, una delicia.
Gracias por tu generoso comentario en el día que mi blog cumple 6 años.
Un gran abrazo amiga del alma.

Norma dijo...

Besos y muchos mi querida Cecilia. Gracias por estar.

ReltiH dijo...

EXCELENTÍSIMOOOOOOOOOO.
ABRAZOS

Norma dijo...

Gracias ReltiH. Abrazo