miércoles, 21 de octubre de 2015

SENTIRES (segunda entrada),...aires de inocencia.


Paseo de niños
caminar en la plaza
sensación de paz.

Es fresca, como, 
la brisa primaveral
la niñez del ser.

Canario preso
el cazador burlado,
puerta abierta.

Razonar, mirar,
madurar de una vez,
feliz "sentires"

16 comentarios:

Luis dijo...

Es muy triste dejar de ser niño. Lo sabemos ahora que tenemos la niñez muy leeeeeeejjjooooooooooooos.

Norma dijo...

jajaja. me haces reir Luis, seremos niños mientras nuestra capacidad de asombro esté viva. Gracias y cariños.

Norma2 dijo...

y si tenemos niños a nuestro alrededor ellos serán los encargados de hacernos sentir a la altura de ellos.
Besos

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Que bello contemplar a los niños jugar.
Que felices nos hacen estar.
Gracias por compartir
Esta alegría de vivir.
Besos, Montserrat

anuar bolaños dijo...

La felicidad de los niños alegra y asusta. Nos da esperanzas y nos recuerda lo frágles que somos.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Norma, sin niños este mundo no tiene futuro y si los adultos perdemos la ilusión, también nos quedamos sin futuro.
Gracias por tus versos.
Un beso

Norma dijo...

Gracias tocaya, muy cierto tu comentario. CAriños.

Norma dijo...

Montse, muy cierto tu comentario, con tres hijos y una nieta muy bien lo sabes. Besos.

Norma dijo...

Gracias Anuar, si, somos frágiles. Abrazo.

Norma dijo...

Gracias Ceci, por pasar por mi blog y por tus palabras. Besos.

ReltiH dijo...

MUY, MUY LINDOOOOO.
ABRAZOS

Norma dijo...

Gracias ReltiH, besos.

Taty Cascada dijo...

La magia delicada de los Haikus. Siempre he admirado la rigurosa confección de un poema que en tres versos dice tanto. Bello ¿verdad?. De los cuatro, mi favorito el primero. Lo expresa todo.
Abrazos mi querida Norma. En mi país todavía la primavera no se decide.

Norma dijo...

Gracias Taty, me halagan mucho tus palabras. Aquí también no llega la primavera. Besos.

María Bote dijo...

Nunca deberiamos perder del todo al niño o la niña que fuimos. La infancia es el valor más grande del mundo, lo que lo redime. Besos. María

Norma dijo...

Gracias María. Cariños.