sábado, 21 de marzo de 2015

¡ Qué bella estás Antonia ! ...(historia de una planta)




No sé cómo se llama la planta, si sé su historia, amorosa y maravillosa. 
Era una de las tantas plantas que tenía mamá en su patio, realmente, todas hermoseaban el lugar. Mami, las regaba, les hablaba, compartían muchos momentos del día.
Cuando mamá partió, las plantas empezaron a irse tras ella.
La regaba, no era lo mismo, esta plantita se fue muriendo hasta quedar en unos hilos marrones. Entonces decidimos con mi esposo sacarla a la vereda, que se llevaran la maceta y la tierra.
Una vecina amiga, vio entre esos hilitos marrones, un rulito verde, lo cortó y los trasplantó en tierra fértil.
La casa se vendió y hubo que retirar todo el contenido. Esta vecina me pidió una mesa y dos bancos, reciclaría todo y le serviría para su gran living.
El día que le entregué el pedido, me invitó a tomar un cafecito en su casa. Ahí fui, rico el café por cierto. Me dice que tenía un regalo para mi, ...para mi sorpresa viene con una plantita, era la de mamá que ella había recuperado con mucho amor.
Le pusimos Antonia, el nombre de mamá, y, adorna nuestro living. Y, realmente, siento su protección.

Como ésta, tengo muchas historias de amor. Está buena como para tratar de reanudar mis escritos en mi tan querido blog.