miércoles, 13 de agosto de 2008

Un hombre,...una vida







Marcos Levit (¿entrega final?,...veremos)















(Vistas de las playas del nordeste de Basil)

La niña creció, hizo su secundario y en la UBA estudió medicina. Se estaba por recibir, cuando una día cálido de primavera fue a saludar a su abuela y la encontró dormidita.
Así la recordaría, dormida, en paz y con en el rostro una expresión de alegría, como si algún conocido la hubiese venido a buscar.
Marcos tenía 56 años cuando su tía Judit mandó a buscar a Helena, pues estaba necesitando una médica dermatóloga, la especialidad elegida por la joven, para su clínica de Niza.
Hacia allí fue Helena, se radicó en la ciudad veraniega y se casó con un médico amigo de la familia de Judit.
La soledad, no era lo que le pesaba a Marcos, le habían pasado tantas cosas, había vivido tanto, se daba cuenta que había crecido espiritualmente,…que su lugar en el mundo, ya no era esa casa, ni ese trabajo.
Decide tomarse, no un año sabático, sino tres años.
Deja a su socio a cargo del negocio y alquiló las dos casas, todo sería administrado por su hermana, quien le depositaría en una cuenta la parte del dinero que le correspondiere.
Recorriendo las costas de Brasil, país que amaba por sus playas, su clima, su gente, llegó a la región del norte, a un lugar aún silvestre, no muy explotado.
Se asocia con un brasilero, abren una barraca frente al mar, allí vivían cocinaba y atendía a turista y nativos. Le enseñó a su socio a trabajar la arcilla y vendían piezas de cerámica que él mismo cocía.
En ese lugar, Marcos, encontró paz, parecía haber encontrado su paraíso tan buscado en esa villa marítima.
El amor había llegado muy temprano en su vida, pero, así de temprano, partió,... dejándole una maravillosa hija.
Marcos era feliz ganándose la vida con la gastronomía y con la alfarería.
Aunque parezcan no tener afinidad ambas actividades, allí estaba el amor, el buen gusto y la creatividad del artista.
Era una vida azarosa, absorbía todo su tiempo. Por suerte armó una pequeña empresa, bien organizada. Con un cocinero y mozas por un lado, y, con un socio ceramista por el otro.
En realidad, había heredado estas cualidades de sus progenitores.
... La brisa del mar despeinaba sus cortos y prolijos cabellos. Caminaba lentamente por la orilla, descalzo, con las manos en los bolsillos, como guardando precioso tesoro. Camisa y pantalón de bambula color blanco.
... Todo parecía armónico, su mirada que buscaba el horizonte, la tarde que iba cayendo.
... El sol que a diario lo saludaba antes «de irse a la cama del mar a dormir», tal como lo expresa el cantautor español Sabina.
Se levantaba bien temprano, apenas despuntaba el alba, se sentaba frente al mar. Muchas veces sentía la misma brisa que los acariciaban a él y a Margareth cuando se conocieron. Brisa, que se parecía mucho al calor de los brazos de su amada.
Frente al mar le escribía a su amor ausente, le hablaba, sabía que lo estaba escuchando…





Querido lector, llegamos al punto de partida de mis entregas, ¿recuerdas el hermoso poema que te regalé al comenzar el blog?, bueno ya sabés que es de autoría de Marcos, llorando por su amor.

Como verás la historia no tiene un final, te pregunto,...¿qué final elegirías?, ¿realmente, Marcos fue el protagonista?, ¿qué destacarías de los otros personajes?.

Seguro que pensarás que soy machista, para nada. La sociedad es así. Si relees el cuento verás que las mujeres también tuvieron sus papeles protagónicos.

Siempre he escrito poemas, reflexiones, cuentos cortos para adultos y para niños, es la primer novela corta que escribo, por eso deseo tu opinión.

2 comentarios:

Norma Cristina dijo...

Creo que cada personaje cumplió un rol importante en el tiempo y el espacio en que le tocó actuar. Como se trata de una historia familiar, el hilo conductor es, simplemente,la VIDA. Por eso creo que, si debiéramos clasificar a esta novela corta, debiéramos considerarla "biográfica". Aquí no hay una trama, en la que se van entretejiendo las acciones principales con las secundarias,donde va creciendo la expectativa, buscando la creación de un clímax para, a partir de allí, rsolver la historia con el desenlace... Ésta es una historia lineal, cronológica, donde los personajes tienen mayor o menor fuerza de acuerdo con su personalidad, con su experiencia de vida, con sus vicisitudes... La historia atrae, no porque genere suspenso, sino porque sentimos el fluir de la vida en cada capítulo, con personajes que pueden ser sacados de la vida real, que son creíbles y que, por esa misma condición, nos permiten reflexionar, identificarnos, emocionarnos...
Si bien cada personaje tiene una personalidad propia, individual, hay un eje común a todos los miembros de la familia Levit y es esa necesidad de crecimiento intelectual y económico, algo que distingue muy particularmente al pueblo judío, y, además, esa otra necesidad, digna de ser imitada, de mantener vivas sus costumbres y tradiciones.
Pero, si bien hay muchos valores en juego, que van pasando desde Samuel Levit hasta Marcos, pareciera que el crecimiento económico es lo que priva, excepto en este último, que ha sabido combinarlo, también, con el enriquecimiento espiritual. por eso Marcos es distinto y más querible...porque nos muestra que la verdadera riqueza no se logra hasta haber saciado la sed de nuestro espíritu, y él alcanza el estado de plenitud en plena comunión con esa naturaleza, casi virgen, del norte de Brasil, y con el arte.
Me gustó de Marcos su fidelidad al amor de su vida: el haber seguido su búsqueda personal sin olvidarse de Margareth, encontrando en la magia del paisaje la posibilidad de entrar el diálogo con ella...
Me dolió de la historia cómo la familia se fue desmembrando permanentemente..Me dolió, pero lo entendí, primero por la misma naturaleza errática del pueblo judío; luego, ya en tiempos de Marcos, porque es natural,en este mundo globalizado, que nuestros hijos busquen su desarrollo profesional en otras tierras que les permitan crecer acorde con el esfuerzo realizado... Si bien lo entiendo, detesto el desarraigo porque hace mucho daño al hombre, a la familia, a las naciones.¿Cómo hubera sido la vida de Marcos si su hija hubiera permanecido en Buenos Aires? Seguramente no habría existido la experiencia de Bahía, pero hubiera estado pleno y contenido por el amor de Helena y su descendencia...
A esta altura de la historia, como soy romántica y creo en la vida y el amor más allá de la muerte, cerraría la vida de Marcos en Bahía. Si queremos premiar su amor y su fidelidad, entonces debe terminar sus días allí, esperando ese mágico momento del reencuentro...
Pero, si queremos que triunfe la familia y el amor a la propia tierra por sobre lo demás, entonces Helena, vuelve a Bs. as. en busca de sus afectos y Marcos deja las playas de Bahía, para reencontrarse con su hija, el fruto de su amor con Margareth. Ésta será también una hermosa forma de seguir en contacto con ella hasta ese día inefable en que Dios decida el reencuentro...

Norma: Quiero felicitarte no sólo por tu trabajo literario que va en crecimiento día a día, sino, también, porque, como Marcos, buscás el crecimiento espiritual a través de la creación artística, ya sea en las letras o en la arcilla...pero también indagando en los misteriosos caminos de la fe y de la espiritualidad...
Tenés todo mi cariño. Valoro infinitamente tu constancia y tu esfuerzo por salir adelante. Sos un ejemplo.Dios y la vida te van a premiar.
Norma Cristina

Norma dijo...

Norma Cristina
No sabés cuánto me halaga tu comentario, no sólo porque eres mi amiga, sino porque una Profesora de Letras haya sido tan crítica y objetiva en la evaluación de la novela. Si bien he jugado con la ficción, hubo situaciones familiares que fueron reales. Demandó una investigación espacio temporal para ubicar a los protagonistas y otra de relaciones laborales para ubicarlos en la actualidad.
Es muy cierto lo que decís, entre todos los protagonistas me identifico con Marcos, pues como él, estoy en la continua búaqueda, en el continuo enriquecimiento espiritual. También soy romántica y me gustan los finales felices. Y, sé que estoy en el camino correcto, sé que La Ruaj de Dios nnunca me abandona.
He recibido, vía mail, comentarios sobre la novela, no todos saben dejar comentarios en el blog, o, simplemente no se animan. Igualmente los valoro, con el anonimato también se crece, pues que alguien haya tenido un tiempo para mí, habla bien de mi persona.
Nuvamente gracias.
(la autora)