jueves, 15 de septiembre de 2011

Llegó por mail, lo quiero compartir.



Es un poco extenso, vale la pena leerlo. Que lo disfrutes.

…Crecer, … SER FELIZ
Mi percepción a medida que envejezco es que no hay años malos. Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son. Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos. Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje.
Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla depende de nosotros, el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad. Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo. “Ser feliz es una decisión”, no nos olvidemos de eso.
Entonces, con estos criterios me preguntaba qué tenía que hacer yo para poder construir un buen año porque todos estamos en el camino de aprender todos los días a ser mejores y de entender que a esta vida vinimos a tres cosas:
-a aprender a amar
-a dejar huella
-a ser felices

En esas tres cosas debiéramos trabajar todos los días, el tema es cómo y creo que hay tres factores que ayudan en estos puntos:
-Aprender a amar la responsabilidad como una instancia de crecimiento. El trabajo sea remunerado o no, dignifica el alma y el espíritu y nos hace bien en nuestra salud mental.
Ahora el significado del cansancio es visto como algo negativo de lo cual debemos deshacernos y no cómo el privilegio de estar cansados porque eso significa que estamos entregando lo mejor de nosotros. A esta tierra vinimos a cansarnos,....... para dormir tenemos siglos después.
-Valorar la libertad como una forma de vencerme a mi misma y entender que ser libre no es hacer lo que yo quiero. Quizás deberíamos ejercer nuestra libertad haciendo lo que debemos con placer y decir que estamos felizmente agotados y así poder amar más y mejor.
-El tercer y último punto a cultivar el desarrollo de la fuerza de voluntad, ese maravilloso talento de poder esperar, de postergar gratificaciones inmediatas en pos de cosas mejores.
Hacernos cariño y tratarnos bien como país y como familia, saludarnos en los ascensores, saludar a los guardias, a los choferes de las micros, sonreír por lo menos una o varias veces al día. Querernos.
Crear calidez dentro de nuestras casas, hogares, y para eso tiene que haber olor a comida, cojines aplastados y hasta manchados, cierto desorden que acuse que ahí hay vida. Nuestras casas independientes de los recursos se están volviendo demasiado perfectas que parece que nadie puede vivir adentro.
Tratemos de crecer en lo espiritual, cualquiera sea la visión de ello. La trascendencia y el darle sentido a lo que hacemos tiene que ver con la inteligencia espiritual.
Tratemos de dosificar la tecnología y demos paso a la conversación, a los juegos “antiguos”, a los encuentros familiares, a los encuentros con amigos, dentro de casa. Valoremos la intimidad, el calor y el amor dentro de nuestras familias.

Si logramos trabajar en estos puntos y yo me comprometo a intentarlo habremos decretado ser felices, lo cual no nos exime de los problemas, pero nos hace entender que la única diferencia entre alguien feliz o no, no tiene que ver con los problemas que tengamos sino que con la ACTITUD con la cual enfrentemos lo que nos toca..

28 comentarios:

Luis dijo...

Estoy plenamente de acuerdo

Norma dijo...

Gracias Luis. Cariños.

Norma2 dijo...

Cada uno de nosotros es hacedor de su propia vida. Está en nuestras manos andar por el camino correcto.
Beso

Norma dijo...

Lo comparto. Gracias.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola querida amiga.
Buen post. Gracias por compartirlo.
Es cuestión de ver las cosas por el lado positi.
Ver el vaso medio lleno, en vez de medio vacio.
Y procurar trasmitir cariño.
Si quieres recoge la postal, que he puesto hoy.
Besos, Montserrat

Norma dijo...

Gracias Montse, te comenté, ya paso a recoger la postal. Besos.

PEPE LASALA dijo...

Siempre hay que tener optimismo en la vida, y por supuesto mostrar una sonrisa. Gracias Norma por compartir algo así. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

María Bote dijo...

En efecto, querida Norma. El problema seguirá siendo problema tanto en cuanto cambiemos o no, la forma de hacerle frente.

Hace mucha falta el positivismo, amiga, es fundamental para sobrevivir
ante los avatares.

Te echo de menos por mi blog.

Besos. María

Mabel dijo...

Hola Normita, como se han perdido los buenos modales. Cuantos pequeños detalles que pueden cambiar nuestra vida.
Hermosos texto.
Besitos

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola mi amada del Señor, muy buen post,y como se trata de aprender, m e encantaría tener el arte de saber hacer felices a los demás, y que se dejasen..., porque hay quien se resiste.
Un beso para mi Norma
Sor.cecilia

Norma dijo...

Gracias a ti Pepe, por visitarme.
Cariños.

Norma dijo...

Mira lo que me dices María, me halaga que me extrañes, ya voy a tu blog amiga.
Cariños.

Norma dijo...

Y si Mabel, la vida se hace de pequeñas cosas, a veces son tan pequeñas que no las vemos, ji ji ji
Cariños.

Norma dijo...

Gracias Sor Cecilia, somos muchos los que debemos aprender a ser felices y a hacer felices a los demás.
Besosssssssssssssssss

Marga de entrecasa- dijo...

Todos los días debemos SER felices,
es la finalidad de nuestro SER.
Gracias y besitos Marga.

Marina Fligueira dijo...

Que bueno que caí aquí por casualidad y de verdad te digo que me encanta lo que escribes. Me alegra haber cruzado en puente de la distancia y acercarme a tus letras que me parecen un libro abierto. Gracias por compartir tu sabiduría, es genial. Te dejo mi amistad sincera. Si tú quieres naturalmente.
Feliz fin de semana.

Marina-Emer dijo...

Deja de situar tu felicidad cada día más distante de ti!
No coloques el objetivo demasiado lejos de tus manos, abraza a los que están a tu alcance hoy.
**Aristóteles**
la vida esta alimentada por amor ...donde no lo hay tampoco hay vida hay desesperación
feliz fin de semana
besos
Marina

Humberto Dib dijo...

Hola, Norma, llegué hasta tu espacio a través de un blog amigo en común, me pareció muy bueno, voy a quedarme por aquí como seguidor, si me permitís.
Si tenés ganas (no lo tomes como un compromiso), te invito a pasar por el mío.
Un saludo.
Humberto.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Norma

Creo que poco se puede añadir, porque creo que lo dice todo.

Gracias por compartirlo y así poder aprender y avanzar.

Feliz fin de semana.

Besotes.

Norma dijo...

Hola Marga, estoy de acuerdo, todos los días tenemos que ser felices. Gracias por comentr.
Besos.

Norma dijo...

Marina, personalmente, no creo en la casualidad, detrás está la mano del Creador. Todo lo que nos pasa es por algo, tiene que pasar. Por lo tanto agradezco que esa casualidad te haya llevado a mi casa virtual, eres muy bien venida.
Cariños.

Norma dijo...

Muy buena la frase de Aristótels que nos regala Marina, la poetisa y gran escritora. Gracias por tu tiempo.
Cariños.

Norma dijo...

Gracias Humberto por venir, pasar y entrar. Ya voy a tu casa. Besos

Norma dijo...

Gracias Mandalas, buenfinde para tí también. Cariños.

Sil dijo...

¡¡¡ESTO SÍ ME LLEGÓ Y LLENÓ EL ALMA!!! GRACIAS NORMA...

Norma dijo...

Gracias a tí por leer y comentar Silvana.-

Higorca Gomez Carrasco dijo...

¡¡¡Buenisimo!! Como todo lo que nos pone esta gran "profe" que mira no se porque se hace querer.
Besos y abrazos

Norma dijo...

ja ja ja Gracias Higorca. Será porque quiero a la gente?
Cariñosssssssssssssssssssss