miércoles, 19 de junio de 2013

NO ESTÁS SOLO



Amigo, si  en un lugar lleno de bella vida
te sientes solo ¿sabes quién te hará compañía?
¿piensas con seriedad que eres una isla perdida?
¿que la profundidad del mar es una utopía?


Tan inútil malgastas todo , que no ves la huida
que pierdes lo esencial  de esta hermosa travesía,
de pasar cada día, bajo el sol que convida
y a dejarse dorar tu mirada curtida.


Dios te regaló desde siempre, éstas, sus caricias  
sabia naturaleza para saber cuidarla 
amarla y respetarla sin maldad ni  avaricias.  

¿Ves cómo no estás solo? están para acompañarla.
nunca  pierdas su encanto, son  herencias propicias
pues provienen del mismo cielo para alabarlas.



Autora:  Soneto alejandrino de  Sor Cecilia Codina.-

Me encantó, es un verdadero canto a la vida, como no podía ser de otra manera viniendo de esta gran escritora. Lo publiqué previa autorización de la autora.

8 comentarios:

Mirella S. dijo...

Este soneto además de ser una alabanza por el regalo que representa la naturaleza, también es un aviso de que si no la cuidamos, entonces sí, nos quedaremos solos.
Norma, gracias por compartirlo.
Un abrazo,

ana dijo...

Gracias Norma por darnos a conocer este bello soneto, es muy cierto lo que dice. Un abrazo

María Bote dijo...

Es un hermoso canto a la naturaleza y lo agradecidos que hemos de estar por ese inmenso regalo de Dios.

Besos. María

Lola dijo...

Hola Norma, muy bonito tu comentario, yo también he comprado el libro de Sor. Cecilia, lo leeré dentro de poco que empiezo las vacaciones, seguro que encontrare este hermoso canto a la vida. Un abrazo.

maria cristina dijo...

Norma, precioso poema, es la misma Sor Cecilia que aparece en algunos blogs amigos? Un abrazo!

Cristina dijo...

Precioso sitio, llego hasta tu blog por intermedio de un comentario tuyo en el sitio de Morgan Nacimiento , con tu permiso me quedo para seguirte.
Abrazos desde Uruguay!

http://perfumederosas-cristina.blogspot.com/

MuCha dijo...

bellas tus letras

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Norma.
Gracias por compartir este hermoso soneto de nuestra querida Sor Cecilia.
Besos, Montserrat