viernes, 23 de agosto de 2013

Una luz en el camino, ...la paciencia


 
Iba un señor con su hijo, en su carro, hacia el pueblo.

El hijo para llegar más pronto daba latigazos y latigazos al caballo.

En el camino el padre saludó a un compadre y se demoró en la charla, su hijo protestaba que se haría muy tarde, que era hora de seguir viaje. Y, comenzó a castigar más fuerte al caballo.

El padre le dijo al hijo que debía ser más paciente, que en la vida había que esperar y ser más tolerante. Que todo llega.

Más adelante se encontraron con una pareja, a la que se le había encajado su carro en el barro. Entonces el padre se bajó a ayudarlos. Cosa que molestó al hijo pues quería llegar al pueblo, empezando a protestar en contra del padre.

 Luego de solidarizarse, el padre sube al carro para continuar el viaje y le dice al hijo que debía ser más paciente, que en la vida había que esperar y ser más tolerante. Que todo llega. Que hay que ser solidario, que las personas tienen prioridades sobre las cosas.

Así ocurre dos o tres hechos más, el hijo ya fuera de si castiga desenfrenadamente al equino, cosa que el padre desaprueba pues igual iban a llegar y le recuerda ser paciente en la vida.

Antes de llegar se desencadena una fuerte tormenta, deciden ir resguardarse en un monte desde donde se veía el maravilloso pueblo, en todo su esplendor. La lluvia se tornó torrencial, se produjeron inundaciones y el río arrasó con el pueblo.

Semejante espectáculo era observado en la distancia por ambos, entonces el padre le dijo al hijo, …ves hijo por qué hay que ser paciente, si hubiéramos llegado más temprano, hubiésemos desparecido con el pueblo.

 

No es mío, es de Una Luz en el Camino, siempre lo cuenta mi esposo.

 Dios, dame paciencia para comprender y esperar.

                                                                                                                          Norma Soriano

19 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Norma querida:
Tendré que contarle este relato a mi hijo pequeño, que le cuesta comprender que todo tiene sus tiempos y, que la paciencia es la madre de la sabiduría.

Un abrazo para inmenso para ti, que eres siempre tan positiva en tus entradas.

María Bote dijo...

Gracias por tu entrada, Norma ¡es tan necessaria y conveniente la paciencia!

Buen fin de semana y un abrazo, amiga.

maria cristina dijo...

Los tiempos nos apuran, es difícil sustraerse al ritmo que nos imponen, los años ayudan a eso, un abrazo Norma!

Luis dijo...

Magnífica lección.

Mirella S. dijo...

Estos relatos hace bien leerlos para darnos cuenta de cuántas cosas perdemos en el camino, empujados por la impaciencia.
Norma, gracias por esta entrada tan positiva.
Un abrazo.

Mery Larrinua dijo...

Un relato llen de sabiduria!
un abrazo

Higorca Gómez dijo...

Un magnifico relato, con mucha sabiduría.
Abrazos queridos amigos

Julie Sopetrán dijo...

Extraordinario ejemplo... No se debe correr tanto, todo lleva su tiempo,,,
Besos.

Norma dijo...

Gracias querid@s amig@s por estar, me alegro le haya gustado el cuento. En efecto es una gran enseñanza, cariñosssssssssssssssssssssssss

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Si querida amiga. "Piano, piano s´arriba lontano"
Y como decía Sta. Teresa "La paciencia todo lo alcanza".
No conocía este escrito.
Gracias por compartirlo.
Muchos besos, Montserrat.
Dale recuerdos a Jorge.

Norma dijo...

Gracias Montse, es muy cierto con la paciencia todo se alcanza. Besos, serán dados.

Antonio Porpetta dijo...

Gracias, Norma, por tus cálidas palabras. Y un gran abrazo desde Madrid.

Marina-Emer dijo...

Una narración muy bonita y justa,el pobre caballo pagaba
la rabieta del hijo.gracias por tu visita ya tenia ganas de verte salada.
feliz domingo
un abrazo
Marina

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Me ha encantado tu relato, es bueno tener en cuenta que todo tiene su momento y no por correr se llega más temprano, siempre surgen cosas que hay que aceptar con la santa paciencia.
Un abrazo
Sor.Cecilia

Luján Fraix dijo...

Ya lo creo que hay que tener paciencia y perseverancia porque todo llega. Pero a veces "el que espera desespera", igual la paciencia es el mejor camino.
Un besito

Norma dijo...

Gracias Antonio por estar. Besos.

Norma dijo...

Feliz domingo Marina, gracias por tu tiempo. Cariños.

Norma dijo...

Muy cierto Cecilia, El Señor nos pone a prueba cada instante, debemos aprender a esperar. Gracias por tu visita y muchos besos.

Norma dijo...

ja ja ja es un excelente dicho, el que espera desespera y cuánta razón hay. Besos, y, gracias por estar.