martes, 9 de septiembre de 2008

Búsqueda Incansable




Rocío,…capullo,…flor,
…rojo ocaso,
…inmaculado amanecer.
¡Oh!, búsqueda incansable
¿Qué milagro hay en cada día?
Morir para vivir.
Morir con cada dolor,
en cada desarraigo,
desprenderse de lo viejo.
La liberación nos da vida,
nos mantiene sanos y alegres.
Risa del niño,
cascabel del alma,
adrenalina del amor,
para estar vivo.
Saber que el más próximo,
es mi hermano.
Trabajar, hablar, amar,
dar con el corazón.
¡Oh!, búsqueda incansable
Vivo,…hoy,
gozando el cielo y el mar,
la poesía me acompaña,
…busco,…busco.
¡Oh!, búsqueda incansable
Me ilumina la Luz,
soy pura energía,
hacia dónde camino,
…el gran interrogante.
Mi tránsito es seguro,
aunque irrelevante,
sé que lo lograré.
¡Oh!, búsqueda incansable

autora Norma Soriano

2 comentarios:

Norma Cristina dijo...

Norma:
Tu poema de contenido existencial es realmente hermoso y profundo. Desde el niño al anciano, nos debatimos en esta vida por llegar a la VERDAD, por penetrar en los secretos inexpugnables de la existencia y de la muerte y, algún día, por fin morimos, para encontrarla...Entonces, nuestra infatigable búsqueda para resolver tantos misterios que acompañan el devenir de nuestros días,¿no es una paradoja, ya que se resuelve con la muerte...?
Norma Cristina

Norma dijo...

Norma Cristina
Vos que tanto me conocés, sabés qué pienso sobre la muerte. Es un paso más de la vida, tal vez el más doloroso, el más traumático, lo que no logro entender por qué toda partida tiene que ser así,no sé qué nos depará el día final. Son los elegidos los que parten en el sueño de una noche, o, los que no sufren. Pero, sólo nos mudamos al barrio del otro lado de las estrellas (anónimo), donde todo es luz, energía, bondad, paz, amor, donde no hay odios ni guerras, ni mentiras.
Como la muerte es un etapa más de la vida, es importante cómo cada uno ha vivido esa vida, cómo se ha preparado. De ahí que, si has crecido espiritualmente, no interesa la religión, no interesa la filosofía personal adoptada, repito hay que crecer espirtualmente en el tiempo de vivir, entonces, la muerte no existe. Pero, claro somos terrenos y la búsqueda de la verdad está. Aquí se da el gran paradigma de la muerte...ausencia física versus presencia del espíritu, del amor dado y recibido,los valores recibidos por el que partió.
Bendigo la vida y el crecimiento que cada uno realice.
Gracias por leer mi poema.