domingo, 14 de septiembre de 2008

Domingo de poemas

Hoy me levanté con ganas de escribir, todos tenemos una musa inspiradora, y, cuando viene esa luz no podés hacer otra cosa que escribir.

Te regalaré dos poemas. Dejo el romántico para el final. Ojalá te gusten


Caminando por la calle

Caminando la calle,
encuentro la vida,
siento a las almas,
que sufren a diario.
Palomas que vuelan,
buscando miguitas.
Hombres que revuelven,
encontrando migajas.
Niños llorando,
con mocos colgando,
de pancitas hambrientas
y fantasías frustradas.
Caminado la calle,
encuentro la vida.
Cuerpos que se venden,
mujeres, hombres y niños,
expuestos al dueño del negocio,
por un día de vida más.
Caminando la calle,
encuentro la vida,
veo las flores,…asoman de los balcones,
…en plantas, y,…macetas,
alegrándome el día.
Caminando la calle,
encuentro la vida,
los pájaros me saludan,
con sus alegres trinos.
Recuerdo las calles de mi niñez,
cuando correr, jugar en la puerta,
andar en la bici, saltar a la cuerda,
jugar a la bolita,
…era el diario ritual,
de alegres encuentros.
¿Dónde ha quedado la infancia?,
¿dónde ha quedado la inocencia?
Caminando la calle,
encuentro la vida.
¡ Hay otro mundo !,
de altos edificios,
majestuosas casonas,
autos importados,
empleadas que pasean una mascota de lujo.
Caminando la calle,
encuentro la vida.
Viajes internacionales,
boleto de colectivo,

viajes en el estribo de un atrasado tren.
Caminando la calle,
encuentro la vida.





Si sé que te quiero

Sé que te quiero
Hoy, sé que te quiero,
no me preguntes por qué.
Sólo sé que te quiero,
y si eso sé,…para qué,
quiero saber por qué.

1 comentario:

Norma Cristina dijo...

Querida Norma:

Me encantaron tus poemas: con ese estilo tan claro, tan directo, que llega como una flecha al corazón...
Es cierto: Caminando por la vida, descubrimos todo tipo de realidades: aquéllas que te sonríen y las que te pegan como una bofetada de tan dolorosas... realidades que no quisiéramos conocer, pero que están allí, que pasan a nuestro lado, y que, muchas veces, evitamos ver para no sufrir. Pero también están las bellas, como todas las manifestaciones de la naturaleza que nos ha regalado Dios, y que alegran nuestros días... Si pensamos en el rol maravilloso que nos ha tocado en la Creación: ser destinatarios de tanta maravilla, seguro seríamos más humildes y buenos...
En fin, así es la vida:luces y sombras, alegría y dolor conviven a diario...esos eternos contrapuestos que se complementan para preservar ese "desequilibrado" equilibrio del mundo.

Bueno, amiga: deseo, de verdad, que la inspiración siga taladrando tu cerebro, para que pueda salir a la luz toda la sensibilidad de tu alma... Cariños!

Norma Cristina