miércoles, 1 de octubre de 2008

Peregrinación a Luján










Virgen morena, Virgen peregrina, Virgen de los niños y de los jóvenes, Virgen de los caminos y de los caminantes.
¡ Patrona de nuestro pueblo !.
Cuán fuerte habrá sido en el siglo XVII tu decisión…me quedo acá
Transitamos el siglo XXI, y, esa decisión sigue igual de fuerte.
El hombre trata de buscar razones.
Razones sin explicación. Y, ¿qué son esas razones?,…las llamo, travesuras del Creador.
Existe una fuerza sin explicación que mueve a la gente a peregrinar, eso se llama, FE.
Cada uno, nombra, cree, reza, según su convicción, según su educación.
Creer en Dios es tan antiguo como el mundo mismo.
La necesidad de creer en algo superior, nace con el hombre prehistórico, cuando comienza a tener conciencia de su inferioridad frente a la naturaleza, frente al universo que lo rodeaba. Muchos dicen soy ateo, soy agnóstico, soy..., soy..., ¿qué sos?, le preguntaría. Acaso eres tan perfecto como la perfección misma?. Acaso importa si eres cristiano?, budista?, judío?, mahometano?, eso no interesa. Dios existe y es el mismo para todos.
Por si te interesa, te cuento que cuando mis padres eran novios, mi mamá le regaló a mi padre una estampita de la Virgen de Luján, le dijo,…”te acompañará en tu caminar por la tierra y también en el cielo”.
Mi padre falleció un 8 de mayo, día de la Virgen de Nuestra Sra de Luján.
Ya sabes, no creo en las casualidades. Saca tus propias conclusiones.

1 comentario:

Norma Cristina dijo...

¿Sabés, Norma?: Cuando mi sobrino, Leonardo, tenía 3 años, estuvo al borde de la muerte con una infección generlizada.Mary, mi cuñada, que es hija de madre judía, supo por alguien, que la Virgen de Luján podría salvar a su hijo...Era el primer sábado de octubre... y allá se fue...Casi sin fuerzas, destruida, parando en los puestos de salud, logró llegar a la Basílica y pidió por su hijo... Leonardo se salvó. ¿Fue la Virgen...? No lo sé, pero sí sé que, a partir de ese día, Mary es devota de la Virgen de Luján...y Leo va todos los años a la peregrinación, a agradecer todo lo que la vida le dio. Otro detalle: al año siguiente del "renacer" de Leonardito, Hugo, mi hermano, y Mary, necesitaron cambiar de casa: ya era chico el espacio donde vivían...Y, ¿sabés? encontraron la casa "perfecta", con muebles y todo...¡bellísima! Además: junto a la casa de la mamá de Mary (lo que tanto deseaban las dos)y, lo último: el día en que se concretó la compra fue el 8 de mayo de ese año...¿Habrá sido casualidad, o un signo más de que la Virgen acompaña nuestros pasos?Besos. Norma Cristina