miércoles, 12 de noviembre de 2008

Algo de Lidia di Consoli

YO QUISIERA…

Yo quisiera que mi espíritu
Sobreviva a mi cuerpo.
Que cuando este no exista
Vuele libre y sin puerto.

Que se integre a la enorme
Y misteriosa fuerza
Que sostiene a todo
El cosmos en movimiento

Como ente de luz
brillante y sin esfuerzo,
recorra latitudes
de tierras que no he visto;
de lunas y de soles,
de galaxias sin tiempo.

Que mi espíritu libre
Pueda llegar sin miedos
Hasta el más profundo
Abismo de lo eterno.

Que recoja en su luz
Las luces de otros tiempos,
Que se integre a destellos
De planetas o soles
Y recorra sabiendo
Cual fue su origen
Y fin. Que aprenda
Y crezca y siga
Siempre libre,
Aprendiendo….

Podría hundirse en el mar
Y visitar a seres
Ocultos en el azul
Profundo del océano;
Sobrevolar montañas
O remontar el cielo
Y seguir a las aves
Que emigran sobre desiertos.
Internarse en las verdes
Mansiones de silencio
De las selvas profundas,
Y empaparse en sus ecos.
Quisiera que mi espíritu
Guardara la memoria
De las cosas vividas
Y de los sentimientos.
Que se hiciera más sabio
Que supiera del dolor
De la pena, de alegría y de amores
Que pudiera, ya libre
De materia y de cuerpo,
Encontrar la razón
de la existencia humana.

Pudiera de esa forma
Quizás, nacer de nuevo,
en alguien más perfecto,
con la sabiduría
que lo impregne del Amor
que mueve el Universo.


Febrero del 2002

1 comentario:

Silvana dijo...

Maravillosas palabras. Un deseo profundo de seguir existiendo por más que el cuerpo ya no esté.
Felicitaciones Lidia
Silvana