lunes, 28 de septiembre de 2009

Amor sin barreras


Érase una joven de tan sólo 15 años, Joana era su nombre. Única hija mujer, entre cuatro hermanos varones, en una familia feliz y muy bien constituída.
Ese día, había ido a hacer mandados, al llegar a la esquina se encuentra sorpresivamente con Claudio, quien se había bajado del auto tratando de ubicar una dirección. El hombre, quedó paralizado al ver a la joven. Su belleza, su frescura, su perfume lo volvieron loco en un instante. Más rápido que la luz, sacó una hoja de su agenda, escribó, ...¡Hola!, soy Claudio. Hizo un avioncito y se lo regaló a la hermosa adolescente.
Ella, admirada de tanta generosidad de un hombre tan apuesto, tomó el avión de papel, le regaló su mejor sonrisa, le agradeció y le dio su número de teléfono.
Fue el comienzo de un gran amor. Tuvieron que lucharla, ...15 años de ella, ...35 años de él.
La familia entera se hacía cruces, no querían saber nada, no pensaban que Joana era una mujer, que tenía derecho a enamorarse. Para todos seguía siendo la dulce niña que correteaba, que se sentaba en la falda de todos, que buscaba una golosina.
Cuando cumplió 16 años, con el debido permiso paterno, se casó con Claudio, bajo juramento que seguiría estudiando.
Hoy, pasaron 10 años. Claudio con 46 años y Joana con 26, armaron una hermosa familia, y, están tan enamorados como aquel día en que se encontraron por primera vez.
Ella, es una flamante abogada, madre de Joaquín y de Guadalupe, que alterna sus tareas entre su estudio jurídico y el colegio de sus hijos.



¿Dónde está el verdadero amor?
¿Hay que buscarlo?
¿Hay una edad para enamorarse?
¿Existen barreras, cuando hay realmente amor?

6 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Creo que el vedadero Amor, tiene mucha fuerza y puede romper las barreras.
Bonita historia.
Muchos besos.Montserrat

Norma dijo...

Me alegro que te haya gustado, a mí también, Gracias. Besos.

Lazánduri dijo...

Hola, paso algo atribulado por la pregunta de si existe edad para el amor...
Resulta que mi vida, mi bitácora pretende torcer esa afirmación hacia un norte oscuro, que yo no puedo guiar...
Ando confundido, y algo inestable con respecto, a si ese reloj de repente va en contra. Si ella se enamora de mí, y yo de ella, y tenemos siete años de diferencia?
y si yo sigo siendo el grande, y ella la niña....

corcelesdehamelin.blogspot.com

Norma dijo...

Querido amigo, primero gracias por entrar a mi blog y tomarte la molestia de dejar un comentario. Con respecto a, ...si hay una edad para enamorarse, te cuento que para mí, no la hay. Es más mi padre tenía 24 años cuando fue flechado por mi madre de 15 años. Eran 9 años de diferencia, nunca lo sintieron, mi padre la tuvo como una niña siempre, estuvieron muy enamorados. Para mi hermana, para mí, para los vecinos parecían novios eternos. No salían el uno sin el otro. A las 19,30 hs, todos los días de niña, estábamos listas (mamá, mi hermana y yo) para ir a buscar a papá a la parada del colectivo cuando viniera de su trabajo. Realmente era un amor profundo, compartido e inolvidable. Mamá quedó viuda a los 54 años, nunca quiso rehacer su vida, porque decía que no iba a encontrar a otro tan bueno como papá.
Me pregunto, ¿estaban en el camino correcto?, ¿quién es el dueño de la verdad?, no lo sé.
Todos nos merecemos tener una vida de amor y cuando lo encontramos debemos luchar por ella.
Un abrazo, Norma.-

Higorca Gomez Carrasco dijo...

No hay edad para enamorarse ¿Hay algo más maravilloso? El amor es algo grande, no se busca, se encuentra, en cualquier lugar, en cualquier esquina puede estar esperando ese angel con flechas, tampoco hay barreras para amar, no existen, es algo especial, precioso que nos llena, que nos corre por todo el cuerpo envenenando la sangre, como un caudal.

Felicidades por esta entrada, besos

Norma dijo...

Gracias Higorca, sólo una persona que sabe del amor me puede escribir algo tan lindo. Besos.