sábado, 20 de febrero de 2010

podría ser un cuento


Miércoles 17 de febrero, 23 horas, Ana agobiada por el calor estaba cenando en el patio de su casa. Corría una suave brisa, el aroma de las flores y plantas, el canto de los grillos, al salto de dos o tres ranitas que jugaban en un charquito de agua, le levantaban la autoestima, en medio del 3 x 3 de esa superficie se sentía viva. Contemplaba el negro cielo y entre bocado y bocado, fantaseaba con las estrellas.
Hubo algo que la volvió a la realidad, una rata que corría sobre el grueso cableado de la calle, lo hacía oronda, segura de si, a una velocidad increíble.
Cuánto debía aprender cada día. Hoy, la deslumbró la seguridad y la velocidad de un animalito, al que realmente aborrecía, le daba asco. Enseguida pensó, que si Dios las había puesto en el mundo es porque debían cumplir una misión. Que, ella, no se ocuparía de investigar, no le interesaba. Simplemente, pensar en que algo tan pequeño, puede tener tremendas cualidades.
Claro no quedó todo ahí, entendió un poco más sobre la naturaleza cuando unos segundos más tardes, vio correr tras el roedor a un pequeño gato blanco y negro.
Es imposible, se decía en su interior, cómo un gato va a correr y mantenerse sobre un cableado. No estaba loca, los había visto a los dos.
Todo, producto del ecosistema, de la cadena alimenticia.
La música de jazz que salía de su radio la acompañó hasta terminar la cena, todo fue una anécdota, dejaría fluir su vida naturalmente, recordando tener presente que para ser seguro y veloz no hace falta ser un gigante.

8 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Norma:

Como bien dices en tu relato, todos los seres vivos tienen su función en esta tierra, hasta las ratas aunque no nnos gusten, sirven para la investigación en los Laboratorios.
Gracioso el gatito que has puesto.
Muchos besos de tu amiga. Montserrat

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Un buen relato, muy bonito, reflexionando, a veces el incesante calor nos hace pensar que aquello que estamos viendo puede no ser verdad.
Un abrazo querida amiga

Norma dijo...

Gracias Montse, es así todos sirven para algo. Besosssssssssss

Norma dijo...

Ja Ja Ja, me haces reir Higor. Gracias por estar. Besossssssssss

Montserrat Sala dijo...

Eres una maestra. Tu relato es muy bonito. Gracias Norma.

Norma dijo...

Gracias Montse II. Besossssssssssss

María Bote dijo...

Un relato excelente y que nos hace reflexionar. Felicidades.
Besos. María.

Norma dijo...

Gracias María. Besosssssssssssss