domingo, 21 de noviembre de 2010

Roxana me regaló un cuento


...Se cuenta lo siguiente de un viejo anacoreta o ermitaño, es decir, una de esas personas que por amor a Dios se refugian en la soledad del desierto, del bosque o de las montañas para solamente dedicarse a la oración y a la penitencia. Se quejaba muchas veces que tenía demasiado quehacer.
La gente no entendía cómo era posible que tuviera tanto trabajo en su retiro.
A lo que les contestó:

"Tengo que domar a dos halcones, entrenar a dos águilas, mantener quietos a dos conejos, vigilar una serpiente, cargar un asno y someter a un león".

No vemos ningún animal cerca de la cueva donde vives. ¿Dónde están todos estos animales?, entonces el ermitaño dio una explicación que todos comprendieron.
"Estos animales los llevamos dentro"

Los dos halcones, se lanzan sobre todo lo que se les presenta, bueno y malo. Tengo que entrenarlos para que sólo se lancen sobre presas buenas...SON MIS OJOS.

Las dos águilas con sus garras hieren y destrozan. Tengo que entrenarlas para que sólo se pongan al servicio y ayuden sin herir...SON MIS MANOS.

Y los conejos quieren ir adonde les plazca, huir de los demás y esquivar las situaciones difíciles. Tengo que enseñarles a estar quietos aunque haya un sufrimiento, un problema o cualquier cosa que no me gusta...SON MIS PIES.

Lo más difícil es vigilar la serpiente aunque se encuentra encerrada en una jaula de 32 varillas. Siempre está lista por morder y envenenar a los sque la rodean apenas se abre la jaula, sino la vigilan de cerca, hace daño...ES MI LENGUA.

El burro es muy obstinado, no quiere cumplir un deber. Pretende estar cansado y no quiere llevar su carga cada día...ES MI CUERPO.

Finalmente necesito domar al león, quiere ser el rey, quiere ser siempre el primero, es vanidoso y orgulloso...ESE... ES MI CORAZÓN.
Espero les haya gustado, vale la pena releerlo. Suerte.

25 comentarios:

María Bote dijo...

Precioso, Norma, amiga. Me ha gustado mucho. está lleno de sabidiría y verdad.
Feliz semana. Besos. María.

Norma dijo...

Gracias María, realmente es así, tal cual lo comentas.
Besos amiga.

anuar bolaños dijo...

Binvenidos tú y tu esoposo a mi blog, grcias por tu opinión sobre mi literatura...


Ha llegado mi dama,
su pelo rojo le da al viento
un atuendo de fuego.
Su fragancia me sacude.

Soy un hombre maniobrado
por las circunstancias.
He perdido la desolación que me aislaba,
el dato esencial ya no es la quietud,
en mi rostro se instala la sorpresa.

No puedo hacerme a un lado
ante el aturdimiento que se acerca,
dejo que me alcance la catástrofe.
Quiero padecer de nuevo
el saqueo en las entrañas,
la fiebre animal en la sangre,
el insomnio delirante,
el triunfo inútil.



anuar.

Norma dijo...

Ja Ja Ja, qué bueno Anuar. Gracias por regalarme esos versos.
Besos.

Alexander Camelot dijo...

BELLO BLOG...TE SIGO, NORMA...


Deja que el viento corra con fuerza.
deja que rompa la calma del páramo.
deja que tengas mi amistad sincera...
deja que cambie el amargo pasado.
déjate guiar por una nueva estrella...
deja ya de ver los sinsabores amargos.
deja que te abrace una felicidad nueva.

¡Un enorme abrazo!

_ALEXANDER_

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Es un cuento muy bonito, verdadero, tanto como la vida misma, te diré querida amiga que es muy viejo y de vez en cuando vale la pena leerlo, recordar aquello que llevamos con nosotros y que a veces olvidamos, fíjate en el último párrafo, el león, ese león que llevamos dentro, altivo, egoísta, vanidoso, queriendo ser el primero en todo ¿Pensamos? o es que a veces son las cabezas las que no están en condiciones? en fin deberíamos pensar.
Un montón de besos y sobre todo cuídate.

Norma dijo...

Gracias Alexander, qué halago que hayas visitado mi blog, y que placer que te haya gustado. Eres bienvenido amig@.
Cariños.

Norma dijo...

Hola Higorca, no lo conocía al cuento, Roxana es una amiga chilena y me lo envió por mail. Es hemosísimo y tiene mucho de verdad. Viene bien leerlo y releerlo.
Gracias y besos a los dos.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Norma.

Hola querida.

Me ha encantado el cuento.

Te mando besos, Montserrat

Hada Saltarina dijo...

Gracias por esta historia, Norma, que ayuda a entender y entenderse. Besos

pili.gauchita dijo...

Bellisimo cuento,que es la realidad que vivimos a diario.
Un besote amiguita y saludos a Jorge
buena semana!!!!!

Ana María dijo...

¡Qué bueno!!. Enhorabuena

Rosas dijo...

Es muy buena esta historia ... nos deja una gan enseñanza.
Saludos :)

Edit dijo...

Maravilloso amiga.
Realmente guarda mucha sabiduría.
Es un placer visitarte.
Te dejo un beso grande y un abrazo.

La abuela frescotona dijo...

gracias norma por enseñarnos esta bella lección de humildad.
hermoso cuento, dejo mi abrazo para ti, querida amiga mia

Ines_tables dijo...

Qué cuento más bonito!!
Al unir el león y el corazón me he acordado de El mago de Oz.

Un saludo!

Norma dijo...

Gracias Montse. Besos.

Norma dijo...

Gracias Hada, coincido totalmente. Besos.

Norma dijo...

Gracias Pili, saludos por allí también, y, por el otro lado del océano. Abrazos.

Norma dijo...

Gracias Ana María, gracias Rosas. Cariños a ambas.

Norma dijo...

Te gustó Edit?, es cierto tiene mucha sabiduría. Gracias por venir.

Norma dijo...

Ame, gracias por tu abrazo y por tu tiempo. Besos.

Norma dijo...

Hola Inés, son cuentos. Y, en todo cuento hay una verdad.
Abrazos.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Bueno mi amada amiga en el Serñor, esta monja llega a tu blog pricipal por http://todosservimosparaalgo.blogspot.com que siempre fue el blog principal y entro por el registro de favoritos, por eso no vi que no fuese verdad.
Buen cuento, y tu con un corazón de león ¡Guay!!
Recibe mi ternura
sor.Cecilia

Norma dijo...

Ja ja ja me haces reir, Sor Cecilia, por tu rapidez en responder. Gracias por comentar.
Besosssssssssssssssssssssssss