lunes, 24 de enero de 2011

La tortuga Niní.-

...Es tortuga.

...No es tortugo.

La tortuga Niní.

Tiene patitas cortas,

cabeza pequeña,

siempre lleva su abrigo

...¡qué calor!

...¡qué suerte, no tiene frío!

y, la lluvia no la moja,

...con su caparazón.


Me sigue a todos lados

la tortuga Niní.





De color verde,

...marrón,

...amarillo,

...entre los pastos,

...entre las hojas

...en la arena

se pierde.

¿dónde estás Niní?





Me sigue a todos lados

la tortuga Niní.





Camina despacito,

...un poquito

hacia adelante,

...otro poquito

hacia atrás.

¡Cuidado!, no la pisen

es chiquita mi Niní.





Me sigue a todos lados

la tortuga Niní.





Sus ojos redonditos

al despertar

buscan comida,

lechuguita, lechuguita

vamos a comer,

no te escondas niña buena,

que no te puedo ver.




Me sigue a todos lados

la tortuga Niní.





Estoy contenta, muy contenta,

un amigo, mi tortuga se encontró,

...un gran caracol,

bajó de la maceta

y al pasto se metió.

Cada día, cada tarde,

Niní y el caracol,

caminan y caminan

jugando una carrera,

el premio los espera,

...llegar a la meta,

si no llegas hoy, mañana llegarás.






Me sigue a todos lados

la tortuga Niní.

Ahora,me siguen dos,
...Niní y el caracol.









Este post está dedicado a todos los niños y a los que aún mantienen vivo a su niño interior.

¿Quién no ha tenido una tortuga? ¿quién no ha jugado con ella? ¿quién no la ha alimentado?


...es buena para pensar, despacito, despacito, seguro que mañana llegarás.

14 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Norma:

Yo tuve una tortuga, que la llamábamos julieta, porque la compró mi padre en el mes de Julio, entonces yo tenía 14 años y vivió mucho años más.

Sabes si que has despertado mi niña interior si con Niní.

Besitos, Montserrat

Norma dijo...

Gracias fiel amiga. Si, son simpáticas las tortugas. Qué bueno que has despertado a tu niña interior. Muchos son los recuerdo que con ella están.
Te cuento que es uno de los poemas de mi libro "Relatos y Cuentos Infantiles".
Besos y muchos.

Mabel dijo...

Hola Normita, me encantó, yo tube de niña dos tortugas, Tortulán ella, era grandotota y Loquillo un tortuguito, chiquito que no sabés como disparaba, no podía verte descalza porque iba como flecha a morder tus dedos.
Vaya si me has sacado la niña que tengo dentro!!
Besos

Norma dijo...

Ja ja ja Mabel, tenías una tortuga traviesa. Me alegro te haya gustado mi humilde post.
Besos y muchos.

Natalia... dijo...

Muy bello Mabel... y es cierto: quién no tuvo alguna vez una tortuga? He tenido varias a lo largo de mi vida, y mis retoños han vivido su paciencia y parsimonia..
Te mando un beso grande y un deseo de una excelente semana!

Taty Cascada dijo...

Norma querida:
Yo tuve una tortuga en mi niñez... La muy bandida en la mañana comenzaba su Tour por la casa, gustaba de enterrarse, por eso tuve que pintarle su caparazón para que no se me perdiera. Me encantaba mirarle su carita, tenía mucha dulzura en los ojos...
Norma, todos los días lucho para que mi niña jamás desaparezca de mi vida.
Un beso.

Norma dijo...

Gracias Natalia por leerme, suerte que hayas tenido una.
Cariños.

Norma dijo...

ja ja ja, me río porque la has decorado. Mira Taty ya somos dos qu luchamos por lo mismo.
Gracias amiga. Cariño.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Buenas noches Norma, amada de mi Señor:
Pasa por mi blog a buscar un premio, que dejo para ti.
Recibe mi ternura
Sor.Cecilia

Eva Magallanes dijo...

Que linda y encantadora es Niní!!!, me hiciste recordar a la tortuga de una prima que me trae tantos recuerdos de infancia... siempre se escondía -igual que Niní- y nos pasábamos largo rato buscándola y siempre con el temor de su desaparición definitiva... pero no, siempre estaba!!! Muy cierto Norma querida que las tortugas nos hablan de la calma y la paciencia, ay, virtudes que los humanos hemos de adquirir. Muchas gracias por su visita y sus motivadoras palabras.
Un fuerte abrazo!

Norma dijo...

Gracias Sor Cecilia, ya voy.

Norma dijo...

Evaaaaaaaa, gracias por venir, me alegro te haya gustado la historia de Niní. Es un placer leer tus poemas.
Cariñosssssssssssssssssssss

María Bote dijo...

Qué dulce y tierno, querida Norma, yo sí, yo tuve una tortuga y, a veces, aún sueño con ella. No quiero, me niego a que muera del todo la niña que aún llevo dentro.

QUIERO QUE ESTE CONMIGO
HASTA EL ÚLTIMO DÍA.
ES LA CAPACIDAD DE ILUSIONARME TODAVÍA,
LA QUE EN TODAS LAS COSAS DESCUBRE LA POESÍA.
LA QUE PERDONA A QUIEN ME CAUSA SUFRIMIENTO...
Besos. María

La abuela frescotona dijo...

todos los niños de la flia. han tenido, y tienen a Sofia...
encantadora poesía, querida Norma, saludos amiga mia