viernes, 28 de octubre de 2011

Seamos optimistas

¿El optimista nace o se hace? Si bien el ambiente donde nos hemos desarrollado influye en mayor o menor escala, el optimismo es una actitud ante la vida que puede cultivarse, ampliarse y aprenderse.

El optimismo aumenta la energía y mejora la calidad de vida. No se trata de ver la vida color de rosa, sino de aceptar lo que nos depara la vida y trabajar para cambiarlo.

Una de las mejores inversiones que podemos hacer por nosotros mismos, ...vivir el hoy con plenitud.



Realicemos actividades fáciles, sencillas. Ayude al que lo necesite. Visite a sus amigos y hágale un favor. Organice una limpieza comunitaria en su barrio. Etc, etc.



Disfrute de su familia, sea cariñoso con sus integrantes. Ellos lo agradecerán y también lo serán. Regálele una mascota a su hijo, o a su hermano, o a sus padres, o a sus sobrinos. Hará felices a muchos, entre ellos a ud.






El optimismo también se nutre de luchar por nuestros sueños. Si no los hay, empiece a soñar, es gratis, no cuesta nada. Si le gusta viajar, como a mí, bueno proyectémosno en un posible viaje, no importa adónde. Algo muy importante, no dejarse influenciar por una opinión ajena. Creer en nuestro potencial y en nosotros mismos.






Nada es fácil, tampoco nada es imposible, así que en los momentos oscuros, tengamos toda la luz y la fortaleza que llevamos adentro, leamos libros alentadores, meditemos, sonríamos más, vivamos más en contacto con la naturaleza. Dormirás tranquilos como este bebé y estarás protegiendo a tu niño interior, que te da fuerzas para seguir adelante.







16 comentarios:

Julia dijo...

El optimismo hay que trabajarlo día a día, a veces con cierto esfuerzo, pero se contagia. Esta tarde hemos estado en reunión media docena de personas optimistas, y ha sido maravilloso.
Saludos y buen fin de semana.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Buenas noches mi querida Norma, un pots muy interesante, el optimista , nace, y quien no lo es, se intenta que mejore su actitud, pero no suele haber un cambio, siempre hay que alentarlo para mantener una cierta actitud positiva.
Te extraño y no sé como llegar.
Con ternura
Sor.Cecilia

soylauraO dijo...

El optimismo se elige y el otro, también. Hay quienes sostienen que al mundo lo mejoran los pesimistas, precisamente porque no se conforman con la mitad del vaso llena.
http://enfugayremolino.blogspot.com/

Luis dijo...

Si es cierto el optimismo se puede practicar, pero si no tienes una actitud interior suena a falso.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Norma:
Buenos días y feliz de semana.
Me ha encantado tu post.
Bueno en España soin las 8,15 de la mañana.
Ahi está Pipo levantado saltando y corriendo y tambien haciendo mimitos.
Es un gato optimista.
Y yo mientras te escrbio, tambien giro la cabeza y veo por la ventana, las nubes, dijeron que hoy llovería en Valencia, pero sabes tabien soy optimista.
Y au nque como todo el mundo tenga problemas, siempre veo el vaso medio lleno y también la fe me ayuda mucho.
Besos, Montserrat

Miguel de la T.P. dijo...

Estimada amiga preciosa entrada yo soy muy ostimista, positivista, todo lo veo desde una optica diferente a los demas y no suelo fallar, te deseo una feliz semana

José Antonio del Pozo dijo...

pues sí, Norma, como dijo el otro, oponer al pesimismo de la inteligencia el optimismo de la voluntad.
saludos blogueros

C S Peinado dijo...

La verdad es que el optimismo es parte importante de la parte anímica de nuestro ser que nos impele a avanzar en la vida. Nada otorga el pesimismo salvo un freno a nuestras aspiraciones, por ello hay que ver siempre el vaso medio lleno, porque verlo medio vacio no nos sirve para nada.

Un blog que voy a seguir con interés y que pienso agregar a mi blog, del cual te dejo la dirección por si desea echarle un vistazo:

http://cspeinado.blogspot.com

Un saludazo.

María Bote dijo...

Qué bonito y alentador, querida Norma.
Es muy importante no desatender al niño interior de cada uno, amiga.

Gracias por compartir tan bellos sentimientos y palabras.

Besos. María

Norma2 dijo...

Norma, creo que el optimismo por la concreción de los proyectos futuros, es quien nos hace ver la vida con buenos ojos.
Beso

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Norma!!!

Mi querida amiga, es una gran verdad lo que comentas en esta interesante entrada.
No hay que quedarse parado ni dormido/a cuando las cosas no van como uno desea.
Bueno lo que yo iba a decirte, ya tú lo has dicho. Gracias por esos consejos que sin duda serán de gran ayuda a personas con poca decisión. Un besote y se muy feliz.

Norma dijo...

Gracias amig@s, gracias a todos por venir, leer y comentar. Gracias por la amistad y la buena onda. Gracias por la conexión.
Besos a todos, y muchossssssssss

alp dijo...

Creo que es necesario para afrontar la vid, que muchas penas ya vienen solas. Un beso desde Murcia..seguimos..

La abuela frescotona dijo...

querida Norma hermosa lección de vida es tu escrito de hoy, y que nos hace falta a muchos...
te abrazo mi amiga

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Levantarse, mirar por la ventana y ver esa tan necesaria agua que hoy esta cayendo como una bendición del cielo. Eso es optimismo, ver todo claro y nítido, así es mi vida, ya que tal como esta esta España mía, jejejejejeje.
Una buena entrada, abrazos querida "profe" Se os quiere y mucho.

JUANSI MAPU dijo...

Como todas las cosas el optimismo es genético. Algunos vienen predispuestos a ser optimistas. Otros, a fuerza de experiencia, debemos aprenderlo. Eso si... cuando lo vamos asimilando la vida comienza a ser mas amable. Bezoo <3