miércoles, 2 de mayo de 2012

Discriminación, ...una tarjeta especial


Ayer 1º de Mayo se cumplieron 6 años desde que me jubilé. Durante algo más de 35 años fui muy feliz con lo que hacía, enseñar con todo, sin egoísmos, con buen humor, era mi vocación, fue mi misión. Tengos excelentes recuerdos, y, lo asombroso es que mis ex alumnos me demuestran, aún, su cariño cuando me encuentran en la calle o se conectan en el facebook. Intenté ser algo más que una simple maestra (primero), y una profesora (después).
La semana pasada cayó en mis manos esta tarjeta, por cierto muy especial. Inmediatamente me acordé de mi paso por las aulas.
Cuando los chicos se discriminaban por cualquier motivo, paraba la clase, afectaba a los implicados junto a otros que no tenían nada que ver, les hacía extender las manos hacia el centro, con las mías también. Uno de afuera de grupo iba diciendo las similitudes y las diferencias que encontraba (tamaño, color, usos, etc.). Claro eran muchas las similitudes que había. Entonces por qué discriminar, por qué pelear si éramos todos iguales, éramos seres maravillosos con capacidad para pensar, crear, dialogar. Terminado esto, la clase seguía como si nunca hubiere ocurrido nada.

14 comentarios:

El Mirlo dijo...

Yo siempre digo que no es lo mismo unidad que uniformidad. No tenemos por qué ser uniformes, pero sí tenemos que estar unidos, aobre todo en el respeto y la tolerancia mutuas.
Y es una gran verdad que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa.

Norma dijo...

Gracias Mirlo, ya somos dos que pensamos igual. Besos.

Mabel dijo...

Hola Normita!!, como estás, leyéndote supe que no has estado bien, como te encontrás ahora?. Yo feliz de haber regresado y retomar otra vez el ritmo blogero.
No va conmigo ningún tipo de descriminación, porque las apariencias no definen al individuo como pesona. Si yo no puedo aceptar algo, debo tener la capacidad de tolerancia para una sana convivencia. Cuando una persona discrimina lo hace desde sus propias limitaciones y prejuicios, a Dios gracia yo no tengo ninguno, valoro a la persona por su esencia no por sus apariencias.
Besote y un cálido abrazo. Cuidate!!

PEPE LASALA dijo...

Me ha encantado tu entrada Norma, pues como bien dices, todos somos iguales. No me extraña que tus alumnos todavía te recuerden amiga. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Norma.
¡Que gran y dulce y humana maestra y profesora, has sido Norma.
Eres un persona maravillosa.
Un beso, Montserrat

María Bote dijo...

Tuvieron mucha suerte tus alumnos, querida Norma. derrochas una enorme humanidad y, eso siempre habrá creado un ambiente positivo a tu alrededor, amiga.

Gracias por ser como eres.

Besos. María

Teresita dijo...

Norma es la primera vez que conozco tu blog..la culpa la tiene Montserrat que te adora...hermosa entrada y muy digna de una maestra y profesora de vocación, voy a seguirte haber si puedo aprender algo más contigo.

Norma dijo...

Gracias queridos amig@s, mi paso por las aulas fue la etapa más feliz de mi vida. Todo termina, todo tiene su ciclo, hay que darle lugar a los más jóvenes, que ellos puedan crecer como lo hice yo, prontito iré publicando otras anécdotas (si no los aburro). Ésta, es una idea del joven profesor que me reemplazó, al que quiero mucho, por su capacidad, por su don de gente, por su trato hacia los alumnos.
Gracias nuevamente, besos a todos.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola, ya te extrañaba en lares, y al verte , me vine a tu casa.
Nada de discriminación, todos somos hijos de Dios, y pienso que en tu profesión diste lo mejor de ti a tus alumnos y por ello aún te recuerdan con cariño. Lo que eres, una profe, entrañable
Con ternura
Una de tus alumnas virtuales
Sor.Cecilia

Norma dijo...

ja ja ja, gracias Cecilia, te equivocas amiga, yo soy tu alumna, cada día es mucho lo que me enseñas. Besossssssssssssssssss

La abuela frescotona dijo...

Normita como te habrán copiado tus alumnos, de puro buena que sos, yo quiero ser tu alumna, hermoso texto, saludos amiga

mariarosa dijo...

¡Muy inteligente!

Norma cuantos recuerdos debés guardar en tu mochila de profesora, gracias por compartir está con nosotros.


mariarosa

AMBAR dijo...

Hermosa tu enseñanza Norma, muy hermosa.
Todos somos pequeñas partículas de la misma enegía.
Un abrazo.
Ambar.

Norma dijo...

Gracias Ambar por estar. Besos.