domingo, 24 de junio de 2012

Qué hombres los de antes. (Anécdota familiar)

El 10 de noviembre de 1945 se casaron  Antonia de 17 años y Raúl de 26 años, mis padres. Nicola, mi abuelo, tuvo que ir al Registro civil a dar el cosentimiento pues su hija era menor de edad.
Los tórtolos se fueron a vivir a otra localidad, a casi tres horas de viaje, aunque los domingos no les pesaba viajar e ir a comer las pastas de la abuela.
Resulta ser, que un domingo llegó la feliz pareja, ella con vestido nuevo y sus labios pintados. Cuando la vio Nicola enloqueció y quiso levantarle la mano.
Raúl se interpuso, se plantó y le dijo, ...Antonia es mi mujer, a mi mujer no la toca nadie, y, si ella quiere pintarse los labios es porque a mí me gusta.
Ahí terminó todo, el abuelo no era tonto, nunca más se metió, y, cuando iba a visitar a su hija, por más que la puerta estuviese abierta, no entraba sin tocar el timbre.

15 comentarios:

Norma2 dijo...

Bieeenn por Raul!! Así eran las cosas antes.
Y no tan antes, recordé que hasta la década del 70 los maestros no podíamos ir a clase con pantalones, luego fue sólo negro y azul. Por suerte terminé usando calzas...jejeej!
Creo que desvié el camino de la entrada, pero en este contar de cosas del ayer me enganché con mi historia...jejej!
Besoss y espero que te estés recuperando

El Mirlo dijo...

Me gusta el comportamiento de los dos. Tanto Nicola como Raul fueron consecuentes con sus ideas.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Norma:
Que gracia y es que tu madre aún era una niña, aunque estuviera casada y tu abuelo no lo tenía bien asumido.
Te mando muchos besos, Montserrat

María Bote dijo...

Estupenda entrada Norma. Espero y deseo de corazón que estés recuperándote.

Besos y feliz semana, amiga.

María

Norma dijo...

Gracias Norma 2, si ya me dan ganas de escribir y de visitar blogs amigos. Besos.

Norma dijo...

Gracias Mirlo, cariños.

Norma dijo...

Si Montse, muy cierto. Fueron muy felices, novios siempre. Besos.

Norma dijo...

Gracias María, me siento mejor, el miércoles me sacan los puntos, pero falta mucho aún para pisar.
Besos.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola mi querida Norma, me encanta esa historia corta de tus padre. Recordarlos es amor.
Con ternura
Tu amiga
Sor.Cecilia

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola querida Norma, saludos.

¿Sabes? una muy buena entrada personal. Me ha gustado un montón.

Abrazos y Dios te bendiga.

Norma dijo...

Gracias Ceci, amaba mucho a mis padres, lo sigo haciendo aunque físicamente no estén. Hasta el último momento de sus vidas siempre les dije cuánto los quería.
Besossssssssssssssssssssss

Norma dijo...

Gracias Rolo, fueron los mejores padres que pude elegir. Besos.

fus dijo...

Como las nuevas generaciones van cambiando las costumbres de sus antepasados.

un fuerte abrazo

fus



P. he leido que te estas recuperando
espero que lo hagas lo antes posible.

Anónimo dijo...

Soy testigo de tan inmenso amor mi abuela quedo viuda muy joben y no tuvo ojos para nadie mas! Los amo y estoy ansiosa de nuestro reencuentro. Mar

Norma dijo...

Gracias Martina, eres un ser de luz, mucha luz, todos deseamos el reencuentro. Besosssssssssssssss