martes, 25 de septiembre de 2012

Siento la vida, caminando las calles



Camino las calles
de frondosos paraísos
los brotes floridos
me saludan al pasar.
Paz, armonía
canteros blancos floridos.
Rosas que se escapan
de altos tapiales,
me saludan con un guiño.
Adiós… Adiós… Adiós.

Siento la vida,
 caminando las calles.

El parque me espera,
el columpio me llama,
corren los niños
me ganan de mano,
jolgorio de risas
de blancas almitas,
que miran alegres
de inocente ternura,
de maravillosa infancia.


Siento la vida,
caminando las calles

Un joven se acerca
empuñando un cúter ,
miedo al puntazo,
entrego mi móvil,
vacío mi bolsillo.
Dolor por la inocencia perdida,
cruzo la calle
una vereda nueva me espera,
huele a jazmines
suavizan mi alma.

Siento la vida,
caminando las calles

Mis ojos entristecen,
sensación encubierta
residuos abiertos
familias revuelven
buscando cartones,
buscando comidas,
buscando un día más
para caminar mañana.
La risa y el llanto,
la saciedad y el hambre,
el calor y el frío.

Siento la vida,
caminando las calles.

Busco otra vereda,
siento la tierra,
me fluye en las venas
viene de adentro
sale hacia afuera,
quiero otra vida,
dar una mano,
sentir la caricia.
Miro al cielo
buscando respuesta,
amor y justicia,
mi alma reclama
… una sanación.

Siento la vida,
caminando las calles.


Las letras pertenecen a cualquier ciudadano del mundo, a cualquier lugar del mundo. Es la realidad que toman las calles.
                                                                                                     Norma Soriano.-

14 comentarios:

Norma2 dijo...

Ufff! Pensé que te había pasado a vos. Pensar que en nuestra infancia jugabamos en la vereda y la leche con Tody con el pan con manteca no nos faltaba.
Besosss

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Gracias Norma por ese paseo de la calle, lleno de fugaces ilusiones cuando se pasa hambre o con el miedo que te asalten.
La calle, es otro mundo, hay que estar sin nada y vivir en ella, para comprender su honda tristeza.
Tus versos lo van reflejando.
Gracias por escribir a la calle.
Con ternura
Sor.Cecilia

José Ramón dijo...

Norma Muy reflexiva esta entrada
como siempre es un honor pasar por sus blog gracias por sus visitas.

Saludos desde Abstracción texto y Reflexión

Julie dijo...

Qué hermoso poema!
e ha encantado volver a leerte. Te felicito amiga. Un beso.

María Bote dijo...

Precioso, Norma, amiga. Un retrato magistral de todo lo que puede vivirse en las calles.

Besos. María

Mª Carmen dijo...

Precioso amiga y tan real que da tanta tristeza, aquí en España se incrementa las diferencias entre pobres y ricos con este gobierno que más parece un desgobierno, cada dia más parado y más gentes en las calles tirados de sus casas sin ningún escrúpulo.Una pena.Besitos.

AMBAR dijo...

Querida Norma.
Preciosas y profundas letras nos regalas.
Ya he vuelto hace un par de días, voy más despacio de lo que esperaba, mi nieto ocupa varias horas de mi día, pero disfruto de El, todo lo que puedo, siento tener que quitar ese tiempo del ordenador, pero poco a poco os iré visitando.
Contacto, comentarios y visitas, mantienen nuestros espacios activos.
Gracias por siempre acordarte de mí.
Un abrazo Ambar.

Jabo dijo...

Hola Norma: siento la vida, caminando las calles, es... realmente un magnífico escrito, un gran poema, que me ha hecho disfrutar. Gracias. Abrazo. Jabo

Dolce Voce - María Eugenia dijo...

Hola, Norma

Me ha gustado tu poema denuncia y a la vez reencuentro con el ser humano. Lo bueno y lo malo, pero siempre desde lo positivo, sin esconder nada. Disfrutando de lo bello.

Besotes.

C.S.Peinado dijo...

El ritmo de la calle es el del mundo, del Mundo en que vivimos y nos desarrollamos, vivimos, padecemos, nos alegramos, padecemos y morimos. La Calle es el Mundo y el Mundo sómos nosotros. Penas de asfalto en corazones agrietados.

Un saludazo.

La abuela frescotona dijo...

ay piruja que escrito, diría magistral descripción de nuestra querida patria, siempre recuerdo cuando decían que los ciudadanos del mundo se asombraban cuando aquí, podían salir a pasear las calles toda la noche sin temor, abrazo querida Norma

Norma dijo...

Gracias amig@s por visitarme y comentar. El tema es triste, cruel y real, es la vida. Y el hombre es el causantee de ese desastre.

Higorca Gómez dijo...

La calle, ese trozo de mundo dónde todos nos encontramos, dónde podemos encontrar una sonrisa, un abrazo, o, una pedrada que sin querer se ha escapado de la pequeña mano de un niño.
Precioso poema amiga, tus letras son como agua fresca para el sediento.
Besos

Mabel dijo...

Amiga, es que esa es la forma de sentir la vida, nadie está a salvo de nada y lo que se ve y se vive en la calle te abofetea, te asusta, te da impotencia, bronca, es la cruda realidad cotidiana.
Que texto maravilloso y bien sintetizado de lo que es en realidad la vida cotidiana.
Besitos