lunes, 3 de agosto de 2009

Había una vez, ...una rosa



Ese día, día espléndido de otoño, con temperatura más que agradable, mucho luz, mucho sol, había asistido, como era habitual, a mi sesión de terapia.
Estaba tranquila, en paz, sin demasiado problemas por resolver. Terminamos la charla en el enorme balcón terraza, lugar de mi preferencia, por el aire, por la libertad, por la energía, por la plenitud que me inspira la altura. Simplemente, magnífico.
Repentinamente mi terapeuta me dice, luego de mirar sus plantas,
_ Espérame, ya vengo.
Minutos más tarde con tijera en mano, estaba cortando su primer rosa del año, un pimpollo, rojo, a medio abrir.
Se acerca, muy dulcemente, me dice,
_Es para vos.
Sentí que me desarmaba, me había sorprendido, me daba su tesoro sin pedir nada a cambio. Me corrió un escalofrío por todo el cuerpo, me emocioné y esa acción me produjo mucha alegría, pues, ella sabe sobre mi creencia espiritual a cerca de las rosas.
En casa la tuve en un florero una semana, al abrirse se transformó en una rosa maravillosamente bella. Pero, ¿qué iba a hacer con ella?, pronto se deshojaría. La coloqué entre dos hojas de papel blanco, y por dos meses observé cómo se iba secando, cómo iba perdiendo su color. Lo que no perdía era su encanto. La acariciaba, le hablaba como esperando una noble respuesta. Y, me decidí. No quería perderla, mi espíritu de conservación hizo que la plastificara con cinta scotch, que la pusiera sobre papeles de colores.
Hoy, la tengo a la altura de mis ojos, al lado de mi ordenador. Que al mirarla no me olvide de reir, de dar, de ser generosa, de ser comprensiva, de ser conciliadora, de decir las palabras convenientes en el momento justo, y, sobre todas las cosas de amar la vida y las cosas que hacen a la vida.

4 comentarios:

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Hoy si que me gusta, es una historia preciosa ¡la rosa! Una rosa, mi flor preferida, ahora, en este tiempo aquí en España, José me sorprende siempre con una rosa de nuestro jardín, sabe que me gustan, así querida amiga que estoy muy contenta. Te queremos, besos Higorca

Norma dijo...

Gracias Higorca, besos a los dos.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Cánto me alegro Norma.Ya ves que detalle más hermoso.
Un beso muy fuerte desde 7 Aguas.Montserrat

Norma dijo...

Gracias Montse, un fuerte abrazo.