viernes, 2 de julio de 2010

Amada Arcilla



Amada Arcilla


... Mis manos introducían los dedos en el barro húmedo,

... Cuán viva te sentí.

... Reciclado, mezcla, caricias, calor, frío, lágrimas, alegría,... tantas sensaciones,

... Cuán viva me sentí.

Recuerda, amada arcilla. Porque así debo llamarte.

Te amé, te abracé, te ofrecí por un ser muy querido,

Hoy,... está observando sonriente desde una luz muy intensa, profunda y maravillosa.

Luego, el proyecto,

... el día,... la noche,... el origen de la vida, todo, volcado en un jarrón.

Humildemente me quise parecer a un alfarero, soñaba con ello.

Tú, me guiaste entre amasado, chorizos, barbotina, medidas aritméticas, tallado, bruñido, saliva. Y,... me desestructuraste.

El proyecto tomó la forma de la pieza que tú querías que fuera.

Simplemente pasé a ser un espectador de tu obra, y, yo la dejaba hacer.

Hoy, esperando la prueba final de la cocción divaga en mi cabeza... ¿cómo llamarte?, No sé, engendraste tantas cosas, lograste tantos cambios en mí.

Hablar de jarrón grecorromano, es demasiado pobre.

Tienes tanta vida, eres el origen y el comienzo.

Te nutres y me nutres.

Pienso en el alfarero que va pacientemente moldeando la pieza.

Amada arcilla, con esta pieza, sentí que me moldeaste a mí.





La pieza que observas, el jarrón, está trabajado con cerámica roja tipo raku, armada con chorizos, modelada y luego bruñida con saliva y aceite ( de ahí su brillo). Ha pasado la prueba del horno una sola vez. Empecé a reciclar la arcilla en enero de 2006, cuando mi madre en terapia intensiva, luchaba por su vida. Cuando amasaba la arcilla tratando de darle la textura necesaria para el modelado, iba ofreciendo mi amor hacia mi madre, sentía un calor intenso en mis manos. Algo difícil de explicar. La arcilla estaba viva. De ahí el cariño que le tengo al resultado.

Lo importante la metamorfosis del artista con la evolución de la pieza.-

12 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Norma:

Por fin nos vas descubriendo las obras trabajadas con tus manos.

Son preciosas.

Espero que poco a poca nos las vayas mostrando todas.

Un abrazo, Montserrat

Norma dijo...

Gracias Montse, me cuesta un poco, siempre traté de mantener un perfil bajo con mis cosas. Mostrarlas, es también para que te conozcan.
Besos, cariños a la familia.

Luis G. dijo...

Magistral canto a la arcilla, ahora la amamos más, por el influjo cariñoso de tus preciosas palabras.

Un beso,
Luis.

María Bote dijo...

Gracias Norma, por compartir la belleza creada con tus manos y describirla de forma tan magistral en tu texto.
Felicidades, artista.
Besos. María.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Muy bonita la pieza, bien trabajada y mejor bruñida, dices bien, la arcilla es un material vivo, lleno de cédulas y células, de pequeñas y grandes venas que por ellas corre la sangre que ha pasado por tus venas, quiere decir, que la vida se la das tú con tu ilusión, con ese amasar pensando en ese ser amado, precioso jarrón, mejor entrada y grande el corazón de quien lo ha trabajado. Te deseo todo lo mejor y te mando un beso grande

Taty Cascada dijo...

Las manos además de saber acariciar, formar, construir, saben dar vida a lo inanimado...
Un beso.

MIGUEL NONAY dijo...

Pero que maravillas¡¡¡ que lindezas¡¡
Son especiales, como tus manos.

Te deseo que te mejores, y, ya sabes, poquito a poco.


Besotes enormes¡¡¡


Buenas noches a tod@s, gracias por vuestro apoyo, que tengáis buen fin de y que soñéis con albo precioso¡¡

Norma dijo...

Gracias queridos amigos por leer y comentar. Me alegro les haya gustado la pieza y el poema.
Todos no servimos para todo, pero si todos servimos para algo, nuestra meta en la vida es saber para qué servimos, y, bien o mal, hacerlo. Fui docente de alma y descubrí la arcilla de la mano de una maestra, Niní "verdadera artista", luego "Débora" me hizo incursionar en la cerámica aborigen. Tanto como docente, como trabajando la arcilla, ...fui muy feliz. Ojalá mi salud me permitiera seguir modelando.
Abrazos a todos.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Norma, cada día te superas: Hermosa poesia a la arcilla y arcilla hermosa de mi amiga Norma.
Gracias por compartir tu arte.
Unbeso
Sor.Cecilia

Norma dijo...

Gracias Sor Cecilia, eres muy generosa con tus elogios.
Besos.

Teresa dijo...

Norma, hoy recibí un premio de Sor Cecilia... y me gustaría compartirlo contigo. Las obras de tus manos plasman la belleza de tu corazón. Si quieres, pásate a recoger tu premio por mi blog. Un abrazo.

Norma dijo...

Gracias Teresa por elegirme, nunca recibí un premio por mis obras, realmente, me emociona tu acción.
Eternamente agradecida. Cariños.