sábado, 30 de julio de 2011

Otra historia de amor (historia real)



Te los presento:

Son Candela y Lucio.

Raza??, "raza perro", son callejeros.

Observá la dulzura y la paz de estos caninos.


Seguro, te preguntarás ¿por qué?


Esta bella mujer, Georgina, es un hada, como en los cuentos. Si, así como te lo digo, ...un hada, que, con su varita mágica hizo maravillas.

La historia:




Candela y Lucio quedaron huérfanos al poquito tiempo de nacer, fueron a parar a un refugio muy desnutridos y enfermitos. Los cobijó un matrimonio de veterinarios, ya tenían sus perros y otras mascotas. Aún así, había que atender a estas dos criaturitas de Dios, estaban vivas aún, aunque su madre y otros hermanitos, muertos.
Georgina, es extremadamente cariñosa con los animales, por cierto siempre tuvo en la casa de sus padres y en la suya también, perros y gatos. Un buen día una Luz la iluminó con mucha fuerza, mucha energía y se enteró de Candela y Lucio. Su alma no podía quedar estéril ante tanta demanda de amor de esos dos pequeñitos. Y, se animó, ...y ¿si los adopto? se dijo.



Y lo hizo, ahora son sus hijos caninos adoptivos.



A Candela y a Lucio no les costó adaptarse, por el contrario, enseguida corrían de un lado a otro, regalaban besitos, movían sus colitas como si siempre hubieran estado en ese hogar, sabían que , era el suyo. Tenían sus camitas, sus mantitas, sus platitos. Ahora tenían y podrían defender su territorio. Había mucho amor en esta casa. Hasta la abuela adoptiva ayudaba cuando se ausentaba Georgina.






Cuánto bien haríamos en nuestro pasar por la tierra, si todos diéramos amor, a los que lo necesitan, llamalos hombre, mujer, niños, perros, gatos. Todo tiene un por qué en esta vida, que hace que nos relacionemos con los otros seres vivos de la naturaleza.




Mi oración, ..."les deseo a todos los seres de universo, que tengan eterna felicidad".




La historia que les presenté demuestra que se puede ser y hacer feliz. (Tal vez cuando tenga más material sobre Candela y Lucio, lo publico)








24 comentarios:

Julia dijo...

Preciosa historia, es horrible ver tantos perros abandonados.
Un abrazo muy fuerte

Norma2 dijo...

Seguramente que ella se siente muy feliz y eso importa.
Besooos

Mabel dijo...

Historias como estas es la que me encantaría publicar todos los días.
Sé de estas historias, además mis dos morrongas cayeron débiles y desnutridas del techo, yo he ubicado a través de face book gatitos y perritos abandonados, incluso con algunas discapacidades, porque se cruzan de noche las calles y los atropellan. Porque no adoptarlos?, generan tanto amor, a Dios gracias siempre hay una Georgina de buen corazón que los adopta.
Estos son los gestos que dicen a las claras que clase de persona eres.
Se nota el bienestar de esos pichichus.
Felicitaciones Georgina!, cuantos te tendrían que imitar.
Norma me encantó que hicieras conocer una historia tan bonita y tierna digna de destacar. Yo soy rebichera, me alegraste el día jajajaj.
Besos

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Buenas noches Norma, acá en Valencia, son casi las 24 horas.
Es muy tierna y bella esta historia.
Mientras la leo, Pipo está rondando por el comedor.
Besos, Montserrat

Norma dijo...

Julia, Norma2, Mabel y Montse gracias amigas por vuestro tiempo en leer y comentar. Realmente es una historia de amor que vale la pena darla a conocer.
Cariños y buen finde.

pili.gauchita dijo...

Bueno querida amiga,por experiencia,se lo que ocurre con el abandono de animales y tambien por experiencia se que cuando lo abandonan generalmente lo dejan en una veterinaria,pero siempre hay un ángel como en este caso,que no son adoptados,sino que son elegidos para estar con alguien que para ellos marcara un antes y un despues y para que la iluminada/o sera parte de su familia.
En buenahora que existan!!!!
Un besote a los dos
Pili

Norma dijo...

Gracias Pilar. Besosssssssss

María Bote dijo...

Bendita y ejemplar historia, querida Norma Cuán distinto sería el mundo si todos nos dedicasemos a dar amor a todo ser viviente que se cruzase en nuestro camino, amiga.

Besos de domingo. María

Norma dijo...

Me alegro María te haya gustado.
Besosssssssssssssssssssssss

Sil dijo...

¡¡¡Bien por Georgina!!!, en verdad que amar a los animales es increible, te dan tanto amor. Bellísima entrada Norma, una hermosa enseñanza sin lugar a dudas.
Gracias por este homenaje a los que pueden hacerse cargo de los animalitos de la calle. Yo tengo mis perritas que también un día de tormenta las adopté. Luna y Mini, y jamás olvidaré ese día...
Ellos forman parte de nuestra familia.
Te quiero. (Norma te leí en hotmail, pero estaba con audio hablando y si tocaba una sola tecla demás se me tildaba todo, perdoname. Porque te leí entré inmediatamente).

Norma Cristina dijo...

Gracias, Norma, por alimentar el deseo de adoptar mascotas. hay cientos de animalitos en distintos refugios que esperan tener un hogar, pertenecer a una familia...
Georgina siempre tuvo perros de raza, a los que amó, y amamos,con todo nuestro corazón: Apolo, un siberiano blanco, y Carlitos, un pug maravilloso... Ellos ya no están...entonces... por qué no dar tanto amor a esos perritos que nadie elige como mascota...? Creo que es, realmente, una hermosa obra. Ah... un detalle: la primera mamá que tuvieron Candela y Lucio fue Susana: una mujer maravillosa, que ama a los animales y que, en su departamento de Monroe y Triunvirato, aloja a 4 perritos rescatados del abandono, y a una gata, a quienes cuida y atiende con amor de mamá, brindándoles cuanto necesitan y, sobre todo, AMOR! A estas mascotas, sumó durante tres meses a Lucio y Candela para salvarlos de la muerte...¡Gracias, Susana por tu obra! Norma Cristina

JUANSI dijo...

ES TAN COMPLICADO EL ASUNTO DE LOS PERROS CALLEJEROS. A VECES CUANDO LOS VEO POR LAS VEREDAS TAN MALTRATADOS, ENFERMOS, DESNUTRIDOS, ME DAN GANAS DE HACER COSAS POR AYUDARLOS, PERO SON TANTOS. CREO QUE UNO DE ESTOS DÍAS SEGUIRÉ EL EJEMPLO DE GEORGINA, POR QUE DESPUÉS DE TODO ES MEJOR HACER ALGO PEQUEÑO QUE NO HACER NADA...

...LINDA HISTORIA, TE DEJO UN ENORME ABRAZOO <3

Norma dijo...

Gracias Silvana, Norma Cristina y Juansi por leer y comentar, besos.

STARLIGHT dijo...

bonita historia la que nos regala, espero pronto visitarte de nuevo, saludos desde Guatemala, SL

Norma dijo...

Gracias , querido guatemalteco.-

Mª Carmen dijo...

Una bonita historia amiga, yo siempre digo que no es tan dificil erradicar el hambre porque con lo que tiramos medio mundo alimentariamos al otro medio, no hay derecho a tanta injusticia.Besitos.

Norma dijo...

Gracias Ma. del Carmen por tu sabia reflexión.
Cariños.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias mi querida Norma, bien sabes mi vinculación con los perros por ser adiestradora, y es una gran pena ver cada veranos tantos perros abandonados. Bella historia la que contáis.
Un gran abrazo
Sor.Cecilia

Jose dijo...

Bonita historia, los animales tienen muchas cosas que enseñarnos que nosotros, desde nuestra "enorme capacidad intelecutal" ignoramos.

Norma dijo...

Gracias Sor Cecilia, gracias José.
Besos a ambos.

La abuela frescotona dijo...

una historia tan bella como sus protagonistas, saludos querida Norma mia, te acordas de la canción?

Norma dijo...

ja ja ja, Ame, parece que somos de la misma época por la canción.
Besosssssssssssssssssssss

Marina-Emer dijo...

Mucho calor aquí...gracias Norma por tus elogios a mis versos cuando tú eres una gran poetisa y escritora hoy tienes un post precioso sobre esos dos perros que solo les falta hablar ...me encantan.
Feliz fin de semana
Un beso
Marina

Higorca Gomez Carrasco dijo...

No se si es verdad o mentira, cuento, o fábula, o, tener un alma, mis perritos siempre han sido recogidos de la pobreza, estos últimos, también han sido cobijados por nosotros, por eso mismo, ellos agradecidos nos adoraban, nosotros fuimos sus padres, adoptivos sí, pero te puedo decir que todavía les lloramos y la casa esta vacía, hasta la pobre gata que también nos la encontramos cuando era muy chiquita, se pone detrás de la puerta a esperar que Gufi entre del jardín, sube y baja las escaleras y maula esperando que su amigo le conteste.
Me has hecho emocionar en demasía con esta enternecedora historia, os mando un fuerte abrazo a las dos.