sábado, 4 de abril de 2009

Simplemente un lugar

Resulta imposible plasmarlo en una foto, apenas puedo guardarlo en mi retina.
Dos barcos en el horizonte grisáceo, que se mezcla con el plateado mar. Aguas azules, verdes, veo la playa no tan lejos.
Olas que rompen contra la escollera, su blanca cresta nos bautiza y la risa franca aflora de nuestra alma.
Focas, lobos y elefantes marinos nadan, plácidamente, en busca de su alimento.
Del otro lado de la costa, detrás de la playa, las casas, los grandes hoteles y los altos edificios se muestran generosos a nuestra vista.
Es mediodía, el cielo comienza a abrirse y el calor se siente.
Adentro, restaurant-café-bar-venta de souvenires. El lugar, simplemente, el casco de un viejo barco en la punta de la escollera con una enorme vista al mar.
Si caminas hacia la punta te encuentras con las estatuas del Cristo Redentor y del gran Capitán, un viejo marino. Parecen decir acá estamos. Y, ...se oye el rugir de las olas y el bramido del mar.
Escollera norte del Puerto, lugar de encuentro, punto de referencia, para los enamorados, para los pescadores, para los bohemios, para los mamíferos acuáticos.
Simplemente, un lugar, ...donde el alma escucha la sinfonía del mar.

2 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Son las 8,10 de la mañana.Empiezo el día, visualiando en mi mente estas bonitas imágenes.
Que bien lo relatas todo.
Y que bello¡
Disfruta a tope.
Un abrazo.montserrat

Higorca Gomez Carrasco dijo...

¿Te parece poca fotografia que tus propias retinas? Esas son las mejores, aquello que grabamos en nuestra mente nunca lo olvidamos, has hecho un retrato primoroso del lugar tanto que lo he podido vivir y estar cerca de ese sitio.
Pronto te dare una bonita sorpresa. Un abrazo Higorca