viernes, 10 de julio de 2009

Una reflexión

Ayer, estaba un poco angustiada, trataba da calmarme, de optimisarme de alguna manera. En medio de ese cuadro, un poco para despejar mi mente, voy a mi ordenador a chequear mis mails. A mí me sirve, Como, conmúmente, se dice, ...en caliente no se piensa bien y menos se actúa como corresponde, ya calma podría ver las cosos desde otra óptica.
Bueno, la cuestión es que Dios se me hizo presente. ¿Cómo?. Recibí un llamado telefónico de una amiga que vive a 12000kms de distancia. ¡Qué alegría!. ¡Qué sorpresa!. ¡Cuántas buenas noticias! El tono de su voz, su modo de hablar me iba transportando. Quedé extasiada. Enseguida lo agradecí.
Y, a la tarde, por si fuera poco, mi terapeuta me llamó que había regresado de su viaje de trabajo y placer por Europa, me transmitió toda su alegría, su energía, sus vivencias.
...Por más mal que te encuentres, Dios nunca te abandona. Y, lo importante, que se hace presente.

4 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Querida Norma:Y yo ahora desde Valencia.Te deseo lo mejor.
Amunt Norma, que quierew decir Arriba Norma¡¡¡

Norma dijo...

Gracias Montse. Besos.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

A veces una llamada imprevista es la mejor terapia, no siempre están los corazones o las almas o el humos igual, fui feliz al poder comprobar que aún a miles de kilómetros tengo alguien que me espera. No solo te entrego mi voz, te doy mi más sincero cariño y amistad, es hermoso saber que de alguna forma haces con poco feliz a los demás. Un fuerte abrazo Higorca

Norma dijo...

Gracias Higorca. Besos.