lunes, 1 de junio de 2009

Algo de Alfonsina Storni

DULZURA

Madrecita mía,
madrecita tierna,
déjame decirte
dulzuras extremas.

Es tuyo mi cuerpo
que hiciste cual ramo.
Deja revolverlo
sobre tu regazo.

Juega tú a ser hoja
y yo a ser rocío;
sobre tus dos brazos
tenme suspendido.

Madrecita mía,
todito mi mundo,
déjame decirte
los cariños sumos.

Con cariño para Higorca

3 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

¡PRECIOSO Y DULCE.!
UN ABRAZO

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Querida amiga: no sabes lo que he sentido al abrir la computadora al mismo tiempo que escuchar un tango y ver esa maravilla de poesía de esa mujer tan grande y valiente, no soy soltera, ni madre soltera, pero amiga tengo la misma rebeldía, ser mujer en una tierra dura y machista, por la propias mujeres. Gracias y un fuerte abrazo. Higorca

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Desde Madrid, te digo que hemos estado comentando un grupo de gente sobre Alfonsina, les he heblado de Norma, y te digo que cada vez me gusta más leer esta bella poesía. Mujer rebelde y valiente. La admiro, gracias amiga de nuevo. Higorca