miércoles, 3 de junio de 2009

La Calumnia

Puede una gota de lodo
sobre un diamante caer;
puede también de este modo
su fulgor oscurecer;
pero aunque el diamante todo
se encuentre de fango lleno,
el valor que lo hace bueno
no perderá ni un instante,
y a de ser siempre diamante
por más que lo manche el cieno

Rubén Darío

3 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

ME GUSTA, ESTOY DE ACUERDO.
BESOS

Higorca Gomez Carrasco dijo...

¿Hay algo que brille menos que el fango? No, pues hay muchas personas que son eso y se creen un diamante. Te queremos por "estrujarte" la cabeza y poner estas verdaderas joyas de los grandes maestros. Un abrazo querida. Higorca

Silvana dijo...

Estas pqalabras me vienen bien Norma, porque me han ensuciado tanto, pero sin embargo noto que no pudieron manchar mi luz interior, no digo ser un diamante, sería injusto decir eso, pero sí sé que al menos no pudieron hacer de mi una simple rocao un pedazo de tierra.
Hermosas palabras de Rubén Darío