martes, 3 de agosto de 2010

El momento oportuno


En nuestra vida cotidiana,
muchas veces queremos
encontrar soluciones rápidas,
triunfos apresurados, sin entender que el éxito
es simplemente
el resultado de nuestro
crecimiento interno
y que éste requiere tiempo.
Seguramente la impaciencia
en muchos que aspiran
resultados a corto plazo,
es un arma de doble filo,
pues abandonan
súbitamente la tarea
emprendida, justo
cuando ya estaban
a punto de conquistar
la meta, sin pensar que
el Momento oportuno
está por llegar...
de un momento a otro.


(anónimo)

9 comentarios:

Luis G. dijo...

Muy buena reflexión Norma, las prisas hacen que uno tropiece muchas veces...

Un beso,

Luis.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

HOLA NORMA:

A veces el strés y las prisas, no no dejan escuchar al "sabio" que llevamos dentro y nos bloqueamos.

Me parece muy acertada y madura tu entrada de hoy.

Un abrazo para ti y jorge, Montserrat

La abuela frescotona dijo...

querida Norma, a mi me ha pasado...
la ansiedad, mas que el desencanto, me hace cambiar de rumbo.
creo que loro viejo, no aprende a hablar...lo digo por mi.
abrazos querida amiga

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Las metas están para crecer y no al contrario, si uno se pierde buscando grandezas de poder un status social, su meta carece de valor. Lo podrá conseguir, pero son cosas tan efímeras que ante los hombres inteligentes y ante Dios , sus éxitos son simplezas.
Con ternura
sor.cecilia

Marina-Emer dijo...

yo dse que no estas muy bien y quiero date animos...ya veras como todo ira bien ...lo deseo de corazón


besos con cariño
Marina

Sneyder dijo...

Interesante reflexión.
A veces la impaciencia nubla nuestra mente impidiendo que podamos ver el sol.

Un saludo

Sil dijo...

Sencillamente ME ENCANTÓ Norma, gracias por estar siempre

Norma dijo...

Gracias Luis por tus palabras. Besos.

Te gustó MOntse?, a mí me encantó, le leí y dije, ...va al blog, ji ji ji. Besos a todos.

Gracias Sor Cecilia por tus sabias palabras. Realmente, lo que nos hace crecer son las cosas espirituales.
Cariños.

Gracias Marina, efectivamente, tengo osteosporosis y algunas operaciones, a veces se me complica el ciático y me duele la espalda. Soy de tirar para adelante, siempre en positivo. A veces me agarra la depre cuando no puedo manejar mi cuerpo.
Nuevamente gracias. Cariños.

Gras Sneyder por pasar por mi casa y dejar tu reflexión.
Abrazos.

Gracias Silvana por tu tiempo, que debe ser poco, y entrar en mi casa.
Besos y muchos.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Buena reflexión, la impaciencia es mala, en todos los sentidos, aunque a veces nos parece inalcanzable aquello que esperamos, cuídate, lo necesitas, las palabras se las lleva el viento, los hechos son los que quedan, en realidad es lo que vale, el resto soplando fuerte ha desaparecido.
Besos y cuídate, también Jorge